Un 38% de los fallos en privacidad que se detectan corresponde a brechas de datos

El 59% de los equipos técnicos de privacidad no disponen de personal suficiente.

La privacidad es un componente crítico de la confianza digital: contribuye a una reputación más positiva y a un menor número de incidentes de ciberseguridad para las empresas que la priorizan. La asociación global de confianza digital, ISACA, cree que las empresas son conscientes de su importancia; según su informe 2023 «Privacy in Practice» publicado hoy, el 87% de las organizaciones en Europa ofrecen formación sobre privacidad a sus empleados. No obstante, la mayoría de las empresas (94 %) reconoce que existe un déficit de competencias en este ámbito.

El informe «Privacy in Practice» de ISACA explora el estado de la privacidad empresarial examinando las tendencias en torno a los equipos de privacidad, los retos relacionados con la privacidad, la privacidad por diseño y el futuro de ésta.

El informe revela que, en la actualidad, más de la mitad (59%) de los equipos técnicos de privacidad en Europa carecen de personal suficiente. Uno de cada cinco empresarios afirma que tarda más de seis meses en cubrir un puesto técnico de privacidad y el 41% afirma que sus presupuestos destinados a este fin son insuficientes.

Cambio de enfoque

Entre los fallos en materia de privacidad más señalados se encuentran la falta de formación o una formación inadecuada (49%); las brechas de datos (38%); y no fomentar la privacidad desde el diseño (39%). Solo el 38 % de los directivos confía en la capacidad de su organización para garantizar la seguridad y privacidad de los datos confidenciales. Por ello, las empresas deben cambiar su enfoque para eliminar las posibles brechas en materia de privacidad, de lo contrario, corren el riesgo de poner en peligro sus relaciones con los clientes y dañar la reputación de la empresa.

Chris Dimitriadis, Global Chief Strategy Officer de ISACA, señala: «Los profesionales de la seguridad desempeñan un papel clave en el establecimiento de la confianza digital. A medida que la tecnología avanza, introduciendo nuevas complejidades y amenazas, y a medida que el panorama de las ciberamenazas aumenta en tamaño y sofisticación, la demanda de profesionales en este campo no hará más que crecer. El aumento de la demanda de competencias en privacidad es una buena noticia para aquellos que poseen conocimientos tecnológicos sobre privacidad, pero también es una mala noticia para las empresas que luchan por cerrar la brecha de competencias en privacidad. Según destaca nuestro nuevo estudio, las empresas deben considerar la posibilidad de cambiar sus programas de formación y adoptar la privacidad desde el diseño para limitar el número de brechas de privacidad, construir la confianza digital y establecer el éxito del negocio a largo plazo.»

Tony Hughes, miembro del Grupo de Trabajo de Tendencias Emergentes de ISACA, añade: «Buscar únicamente candidatos con experiencia específica y conocimientos técnicos sobre privacidad es una mentalidad anticuada que limita inmediatamente las posibilidades de las empresas a un grupo reducido de personas. Para reducir la brecha de competencias en privacidad, las organizaciones deben apostar por la reconversión profesional de las personas que no desempeñan funciones relacionadas con la privacidad, recurrir a empleados contratados y centrarse en personas con las competencias interpersonales adecuadas.»laver

TE PUEDE GUSTAR

EVENTOS

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email:

*Nombre:

*Empresa:

Cargo:

Sector:
     

Please don't insert text in the box below!

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Scroll al inicio