SAS crea ‘The Batting Lab’ para enseñar a los niños el valor de los datos en el deporte

En esta jaula de bateo, los niños aprenden a mejorar su swing de béisbol y softbol gracias al análisis de los datos.

SAS, ha creado ‘The Batting Lab’, una experiencia interactiva que utiliza la Inteligencia Artificial, Computer Vision e IoT para ayudar a los niños a mejorar su rendimiento deportivo, en este caso los swings de béisbol y softball, gracias al uso y el análisis de los datos.

Alfabetización de datos a través del deporte

‘The Batting Lab’ aplica la ciencia de los datos a la actividad deportiva para ayudar a los niños a entender mejor el uso de las estadísticas, haciendo que los datos y la analítica sean más accesibles, relevantes y divertidos. El nuevo programa de SAS ayuda a los jóvenes a desarrollarse en un mundo cada vez más impulsado por la analítica. De hecho, las mismas tecnologías empleadas en ‘The Batting Lab’ son las que ayudan a las empresas y gobiernos de todo el mundo a tomar mejores decisiones y a mejorar las vidas de ciudadanos repartidos por todo el mundo.

«SAS lleva mucho tiempo apoyando la alfabetización de datos para ayudar a las personas a progresar en un mundo repleto de datos, convirtiéndose en una habilidad esencial para el éxito personal y profesional. Tenemos que preparar a las generaciones futuras y entusiasmarlas desde el principio con las matemáticas y la estadística, para que puedan ver realmente cómo se aplica en actividades que les apasionan, como el deporte» afirma Luca Spinelli, director de Transformación de Negocios, Emerging EMEA & ASEAN en SAS. «Este proyecto es una muestra de cómo puede utilizarse la analítica en el béisbol, pero los principios similares pueden aplicarse a cualquier otro deporte como el tenis o el golf. Cada día somos testigos de cómo las organizaciones deportivas aumentan sus esfuerzos para transformarse en organizaciones orientadas a los datos, incorporando nuevas fuentes que les permiten ser cada vez más agiles en la toma de decisiones y apoyar sus objetivos a lo largo de las temporadas, actualizando éstos según avanza la competición el año y corregir en caso de que así fuera necesario para mejorar el rendimiento. Así, mientras los niños aprenden a utilizar la analítica de manera eficaz, también se les presentan las habilidades que necesitarán una vez que lleguen al momento de una carrera profesional de su elección”, explica Alejandro Villar, Business Developer Manager de SAS en España.

Este 2022 es el año perfecto para que los más jóvenes sean conscientes de que el rendimiento de los deportistas se puede medir y, en base a este análisis, aplicar mejoras que tienen una incidencia directa en los resultados de sus equipos. Con motivo del Mundial de Qatar 2022, SAS utilizará ‘The Batting Lab’ para mostrar a los más pequeños la relación entre el análisis de los datos y la mejora del rendimiento. De hecho, la mayoría de las federaciones de fútbol que participan en esta gran competición ya están utilizando múltiples soluciones y análisis para lograr la excelencia y, con ello, la victoria.

“La estadística es ahora un requisito indispensable en muchos campos. En mi caso, no podría trabajar en un equipo de béisbol sin una comprensión de los datos y analítica”, comenta Sig Mejdal, vicepresidente y director general adjunto de los Baltimore Orioles y ex ingeniero de la NASA. “A través del proyecto ‘The Batting Lab’, SAS busca inspirar a una nueva generación de data scientists que trabajarán para resolver muchos de nuestros desafíos más apremiantes con los datos y la analítica. El proyecto enseña a los niños una serie de habilidades y destrezas que necesitarán cuando se conviertan en profesionales empresarios, médicos e ingenieros, entre muchas otras profesiones».

Una jaula de bateo con tecnología punta

‘The Batting Lab’ está formado por una jaula de bateo que cuenta con numerosos sensores y cámaras que capturan la postura, el swing y los detalles de la trayectoria de la pelota gracias a la Inteligencia Artificial, Computer Vision e IoT. Tras el análisis, se comparten a través de las pantallas diferentes comentarios y sugerencias para mejorar la técnica de golpeo. Estos sensores pueden recopilar hasta 50,000 puntos repartidos entre el cuerpo y bate, lo que implica que, en una sola sesión de 50 swings, se pueden llegar a analizar hasta 2,5 millones de puntos de datos. Con todos estos datos recopilados, el nuevo programa de SAS permite que los bateadores pueden ver cómo optimizar la distribución de su peso, la posición de las manos o los movimientos centrales, mejorando el rendimiento y evitando futuras lesiones.

La jaula de bateo está situada en la sede de SAS, en Carolina del Norte. De esta manera, para que todos los niños puedan mejorar su rendimiento, The Batting Lab ofrece un ‘Data Playbook’ virtual, una versión online del programa disponible desde este 6 de junio. Así, niños y padres pueden usar hojas de progreso y recibir consejos, al mismo tiempo que mejoran sus habilidades de bateo y ganan confianza en el uso de datos y la analítica en el jardín o el parque.

«The Batting Lab hace que los datos y la analítica sean divertidos. Nuestro objetivo es que los niños en la jaula de bateo y los que trabajan con el Data Playbook desde casa se sientan más cómodos aplicando los datos para resolver problemas, mejorar una habilidad y entender su mundo» comenta Lucy Kosturko, Directora de Programas Educativos de SAS. «Esta introducción a la analítica, así como al concepto de alfabetización de datos es el verdadero éxito de este proyecto”.

 Si te interesa ver como es la experiencia de varios niños en The Batting Lab, puedes acceder a este video, con subtítulos en español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

EVENTOS

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email:

*Nombre:

*Empresa:

Cargo:

Sector:
     

Please don't insert text in the box below!

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba