¿Cómo mitigar el sesgo social en la era de la Inteligencia Artificial?

Si bien el mercado de la Inteligencia Artificial no deja de crecer gracias a los grandes beneficios que aporta las empresas, presenta a su vez una serie de desafíos, como los sesgos sociales.

La IA está transformando prácticamente todos los sectores aportándoles un sinfín de beneficios que hacen aumentar su eficiencia y productividad. Tanto es así que este mercado no deja de crecer exponencialmente y es que, según un reciente informe de Stocklytics, el mercado mundial de la IA Generativa alcanzará para 2031 los 1.000 millones de dólares. Sin embargo, esta tecnología también presenta una serie de desafíos entre los que se encuentran los sesgos sociales, que pueden intensificar y perpetuar estereotipos dañinos para la sociedad.

Estrategias para mitigar el sesgo social

Por esta razón y con el fin de avanzar hacia un futuro tecnológico más éticamente orientado e inclusivo, la cuestión de la ética en la Inteligencia Artificial cobra cada vez mayor peso tanto a nivel social como empresarial. En este sentido, knowmad mood, consultora tecnológica líder en soluciones de transformación digital, explora algunas estrategias efectivas para su mitigación que pueden poner en práctica las empresas tecnológicas y desarrolladores y lograr así este objetivo:

Incorporar principios éticos desde el inicio del proceso de desarrollo

Para mitigar los posibles sesgos durante el proceso de desarrollo de tecnologías como la IA, es fundamental la introducción de consideraciones morales desde las fases iniciales. Así, estas empresas pueden utilizar referencias éticas o sus valores corporativos como guía para su comportamiento, con conceptos como la transparencia, la seguridad y la fiabilidad de los sistemas de la empresa, o los objetivos en igualdad y en la no discriminación.

La selección inclusiva de datos en los sistemas de IA

Para desarrollar una Inteligencia Artificial lo más libre posible de sesgos sociales, es necesario que se alimente con datos que reflejen de forma precisa la diversidad humana a nivel global. Por esta razón, es importante la introducción intencionada de una amplia variedad de características demográficas, culturales y socioeconómicas. De hecho, a través de esta estrategia, además, se promueve una democratización de la IA, en el sentido de que será capaz de servir mucho más equitativamente a toda la población.

Realizar evaluaciones constantes de los algoritmos aplicados en el proceso

Un paso fundamental para minimizar los sesgos en la IA es su detección y corrección. En este sentido y para conseguir este objetivo, será imprescindible la implementación de auditorías independientes y evaluaciones regulares y exhaustivas de los sistemas de IA. Unas revisiones que, en este sentido, deben cubrir tanto los datos de entrenamiento como el comportamiento operativo de los algoritmos en situaciones reales. La transparencia y la rendición de cuentas durante este proceso son necesarias para garantizar que los sistemas de IA funcionen de forma correcta, garantizando operaciones imparciales y transparentes.

Fomentar la diversidad en los equipos de desarrollo

La generación de soluciones tecnológicas equitativas e inclusivas implica necesariamente un impulso a la diversidad dentro de los equipos de desarrollos. Y es que aquellos equipos formados por personas con diferentes perspectivas y con distintas experiencias tienen la ventaja de poder identificar potenciales sesgos en las etapas iniciales del desarrollo de los sistemas de IA. En consecuencia, no solo tienen una gran capacidad para mitigarlos y contribuyen así a una mayor equidad en la tecnología desarrollada. Sino que también aportan una mayor capacidad de innovación y creatividad a todo el equipo en la solución de problemas complejos.

Apostar por la educación y la concienciación

Finalmente y, por supuesto, la educación y la sensibilización resultará un ingrediente crucial para mitigar cualquier tipo de sesgo, tanto de las empresas y desarrolladoras de IA como el público general. Así, impulsar programas de formación sobre el diseño ético en la Inteligencia Artificial entre los creadores tecnológicos fomentará la inclusión de estos principios desde las fases iniciales del desarrollo. De igual manera, educar y concienciar al público sobre los riesgos asociados al sesgo en la IA permitirá una ciudadanía informada que será capaz de, por un lado, discernir el sesgo de la objetividad, y, por otro, demandar la creación de tecnologías más transparentes y justas.

“Es evidente que lograr una IA libre de sesgos es algo complejo y que requiere un esfuerzo persistente, pero lo cierto es que es alcanzable con el compromiso y colaboración de toda la sociedad. En este sentido y para efectuar un cambio significativo será fundamental el compromiso conjunto no solo de desarrolladores y empresas tecnológicas, sino también reguladores y políticos, la comunidad académica y de investigación y, por supuesto los usuarios y la sociedad civil en general. Debemos ser todos conscientes de que abordar el sesgo y asegurarnos de que la IA refleje los mejores aspectos de nuestra humanidad y sirva al bien común no solo mejorará la calidad y justicia de los sistemas de IA, sino también la confianza de la sociedad en estas tecnologías”, afirma Jessica Iglesias Sánchez, directora de Marketing, Comunicación y Responsabilidad Corporativa de knowmad mood.

TE PUEDE GUSTAR

EVENTOS

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

*Email:

*Nombre:

*Empresa:

Cargo:

Sector:
     

Please don't insert text in the box below!

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Scroll al inicio