Chatbots, ¿se puede conseguir crear conversaciones más humanas?

Investigadores de Standford buscan la manera de emular las redes neuronales en el uso de chatbots para conseguir que interactúen como los humanos.

Los asistentes digitales controlados por voz como Siri y Alexa se han vuelto cada vez más hábiles para responder adecuadamente a las solicitudes de los usuarios. Sin embargo, permitir que los usuarios mantengan una conversación real con tales bots sigue siendo un gran desafío.

Cualquiera que haya jugado con estas IA sabe que hay un mundo de diferencia entre, por ejemplo, hacer que el bot reproduzca una canción solicitada de tu biblioteca de música y hacer que el bot participe en un intercambio satisfactorio de opiniones sobre esa canción.

Ese es solo un ejemplo de la dificultad de la IA conversacional, un campo que ha llamado la atención de los investigadores de IA en los últimos años a través del Alexa Prize Challenge de Amazon. Desde 2017 esta situación ha enfrentado a los equipos universitarios entre sí para construir el chatbot social más atractivo.

El chatbot ‘Chirpy’

Bajo la supervisión del asesor de la facultad Christopher Manning, quien también dirige el Laboratorio de Inteligencia Artificial de Stanford y se desempeña como director asociado del Instituto de Stanford para la IA centrada en el ser humano, el equipo de Stanford puso a disposición el código de su chatbot para el publico.

Parte de la dificultad de construir un chatbot social se debe a la gran cantidad de conocimientos y habilidades del mundo real que se necesitan para hacer gratificante una conversación entre dos personas, explica Amelia Hardy, miembro del equipo del Premio Alexa de Stanford, cuyo chatbot se llama ‘Chirpy’.

Las recompensas de una conversación satisfactoria de persona a persona, señala, se derivan de poder intercambiar ideas sobre una variedad de temas y sentirse realmente comprendido y empatizado. Pero las máquinas simplemente no tienen ese tipo de comprensión del mundo real, ya sea sobre temas de conversación específicos o sobre la sintonía emocional que requiere una buena conversación.

«No hay intuición de lo que significa empatizar, o lo que es el béisbol», dice Hardy, estudiante de máster en ciencias de la computación. Las máquinas tampoco tienen una gran capacidad para captar señales de conversación, como signos sutiles de interés menguante en el tema actual, aunque esta capacidad es, por supuesto, esencial para responder de manera adecuada.

Desafíos conversacionales

Tratar de abordar estos desafíos conversacionales a través del aprendizaje automático plantea un problema adicional. Ha habido mucho trabajo reciente en el uso de grandes redes neuronales para tratar de generar las respuestas de un bot palabra por palabra en función de la conversación hasta ese momento.

Estas respuestas generadas neuronalmente pueden sonar bastante sensibles al flujo real de la conversación y pueden usar una rica variedad de palabras. Pero hay un inconveniente.

«Si estás haciendo algo generado neuronalmente, es muy difícil lograr que [el chatbot] haga cosas que sean consistentes y predecibles, por lo que el bot podría salirse totalmente de los rieles», dice Hardy. Sin embargo, tratar de mantener al bot encaminado a través de respuestas basadas en plantillas, del tipo que se basa en oraciones enlatadas con marcadores de posición, tiende a hacer que el bot suene rígido y poco natural.

“Una de las cosas más sorprendentes fue cómo tendríamos personas que querían charlar durante mucho tiempo”, dice Ashwin Paranjape, quien codirigió el equipo de Stanford junto con su compañera de doctorado Abi See.

Aunque la conversación promedio con Chirpy duró solo unos dos minutos, un 10% de los usuarios que interactuaron con Chirpy conversaron durante más de 10 minutos, y algunos conversaron durante 15 minutos o más.

Es más, aunque Chirpy estaba lejos de ser un conversador impecable, muchos usuarios estaban dispuestos a tolerar las rarezas del bot e incluso le hicieron preguntas personales, como «¿Qué hiciste durante el fin de semana?» Todo esto sugiere a Paranjape y Hardy que muchas personas tienen un interés real en tener una conversación social con un bot y en conectarse con él de una manera que construya relaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TE PUEDE GUSTAR

EVENTOS

RECIBE LA NEWSLETTER

*Email:

*Nombre:

*Empresa:

Cargo:

Sector:
     

Please don't insert text in the box below!

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Ir arriba