Algoritmos de IA muestran débiles signos de consciencia

Investigadores identifican posibles signos de consciencia en la IA. Los resultados concluyen que la Inteligencia Artificial carece de esta característica inherente a los seres vivos, aunque algunos de sus procesos se asemejan a esta cualidad propia de humanos y animales.

Desde los filósofos griegos de la antigüedad hasta la actualidad, el estudio de la consciencia ha sido un campo de exploración continuo. Inicialmente conceptualizada por los pensadores clásicos, la indagación ha evolucionado a lo largo de los siglos, moviéndose desde la filosofía hacia la exploración de las conexiones cerebrales y la generación de modelos computacionales de la consciencia.

Entre los hitos significativos de este recorrido destaca la revelación de que la consciencia no es un dominio exclusivo de los humanos. Los animales también manifiestan formas de consciencia, aunque con diferencias notables. Además, se han identificado áreas cerebrales fundamentales en la consciencia, entre ellas la corteza cerebral, el tálamo y el hipotálamo.

La Cuestión de la Consciencia en la IA

Un nuevo capítulo de esta investigación se centra en un desafío emergente: explorar la consciencia en los algoritmos de Inteligencia Artificial. ¿Puede una IA tener consciencia? A medida que la investigación avanza, 19 científicos en disciplinas como la informática, la neurociencia y la filosofía han desarrollado una fórmula innovadora. En un documento detallado de 120 páginas, se han basado en teorías sobre la consciencia humana para proponer 14 criterios que puedan detectarla en arquitecturas de IA existentes.

Dado que la noción de consciencia es escurridiza, los investigadores se han centrado en lo que el filósofo Ned Block denominó «consciencia fenoménica». Este aspecto aborda la cualidad subjetiva de la experiencia, como ver el color rojo o sentir dolor. Sin embargo, a diferencia del cerebro humano, la IA no presenta señales internas detectables a través de métodos como el electroencefalograma o la resonancia magnética.

Para abordar este desafío, los científicos han explorado las teorías actuales de la consciencia humana y han identificado descriptores clave de un estado consciente. Luego, han buscado estos indicadores en la estructura subyacente de la IA. Sorprendentemente, muchas arquitecturas de IA cumplían con algunos de los requisitos de la consciencia según las teorías analizadas, a pesar de las diferencias esenciales entre la conciencia humana y la artificial.

TE PUEDE GUSTAR

La ciberseguridad es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan las empresas en la era digital. España ocupa la preocupante cuarta
Artículo de opinión de Salud Martín, gerente de Digital Data en la Fundación Juan XXIII sobre la importancia de esta digitalización en pleno siglo
El avance innovador de la Inteligencia Artificial permite hoy en día analizar datos, reconocer patrones, automatizar la robótica y la conciencia perceptiva, dotándole de

EVENTOS

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

*Email:

*Nombre:

*Empresa:

Cargo:

Sector:
     

Please don't insert text in the box below!

ESCUCHA NUESTRO PODCAST

SÍGUENOS EN RRSS

MÁS COMENTADOS

Scroll al inicio